EL DRAMA DEL LAVAPLATOS

EL DRAMA DEL LAVAPLATOS

Editorial:
DELIRIO
Año de edición:
Materia
Poesía - españa y américa latina
ISBN:
978-84-937495-6-9
Páginas:
94
Encuadernación:
Rústica
7,00 €
IVA incluido
Consultar disponibilidad

El drama del lavaplatos es un conjunto de poemas escritos en interacción con la herramienta «Poesía Asistida por Computadora»: una aplicación para distorsionar versos, que utiliza textos y procesos distribuidos en Internet.



Contaminaciones industriales desde el diván donde la máquina se confiesa:

¿Se gastan los sueños del robot, el aparato desvencijado, la artimaña del sufrimiento, el chisme enfermo? Se ha sentado el poeta frente al diván donde el cacharro neurótico pica en trocitos los sueños, convulsiona preconscientes y envía sus murmullos que él dobla con parsimonia, anota las debilidades del día, las iteraciones, las salmodias, la secuencia de suspiros de la máquina. Deja el poeta que el chisme se rebele, se revele, que añore los relés, los rechazos, las renuncias.



Deja que reflexione y se enrarezca. Desde la odidad del espacio ha llamado el dispositivo al subconsciente y han sido traducidas sus palabras a rosarios y el poeta las ha registrado en su interfono, le ha mostrado que su drama es la parodia del lavaplatos armonioso, la invitación del viaje interestelar, un scherzo en si menor, un balbuceo de hal agonizante, el grito de quien vio a la cuerda del sentido caer en el pozo de la sacrofagia. Le devuelve el poeta su moleskine al postpoeta con tachaduras y el acta de las hambres del robot, de sus zumbidos odiosos esporádicos. El drama del lavaplatos demuestra la antigüedad de la postpoesía, la mística del subconsciente de la cacharrería, la necesidad de los zombis cadáveres exquisitos en los closets de la ciencia, los resultados eficientes de la asociación de las palabras, la rebelión contra las metáforas, la sumisión al orden de los diccionarios, el automatismo de la humildad del poeta que acepta el ofrecimiento de la transferencia de la máquina angustiada.



FERNANDO BRONCANO (prólogo)