ACELERACIONISMO

ACELERACIONISMO. ESTRATEGIAS PARA UNA TRANSICION HACIA EL POSTCAPITALISMO

Editorial:
CAJA NEGRA
Año de edición:
Materia
Filosofía contemporánea
ISBN:
978-987-1622-58-0
Páginas:
304
20,00 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

El aceleracionismo es una herejía política: sostiene que hay deseos, tecnologías y procesos que el capitalismo hace surgir y de los que se alimenta, pero que no puede contener; y que es necesario acelerar estos procesos para empujar al sistema más allá de sus límites. Teniendo como antecedentes teóricos al notable "Fragmento sobre las máquinas" de Marx, los volúmenes sobre capitalismo y esquizofrenia de Deleuze y Guattari, y la ficción especulativa de autores como Samuel Buttler, William Gibson y J.G. Ballard, los aceleracionistas se preguntan cómo hacer que las fuerzas productivas cautivas bajo la ideología neoliberal se conviertan en la plataforma de lanzamiento hacia un futuro postcapitalista. Pues, ciertamente, aún no sabemos lo que un cuerpo tecno-social moderno puede hacer.
Desde la publicación en 2013 del "Manifiesto por una Política Aceleracionista" de Alex Williams y Nick Srnicek, estas tesis han sido adoptadas por un grupo convergente de nuevas iniciativas progresistas, al mismo tiempo que vehementemente contestadas por sus críticos. Este rico intercambio, que intentamos reflejar en la presente antología, tuvo la virtud de reactivar y actualizar un campo histórico de tensiones cuyo eje es la relación entre los efectos alienantes de la tecnología y el sistema de valor capitalista.¿Es posible concebir a la inteligencia artificial, la biotécnica y el dinero virtual como algo más que medios de producción optimizados para la obtención de rendimiento económico? ¿Y en qué podría convertirse el concepto mismo de lo "humano" si algunas de estas potencialidades latentes, tales como la abolición de la necesidad de trabajar o la crisis de las categorías esencialistas de identidad, fueran liberadas al interior de un nuevo socius postcapitalista? A la desesperanza dominante en la izquierda contemporánea, que se consuela con la estridente denuncia o con la creencia autocomplaciente de que mantener una adusta crítica desde el refugio de la teoría o la "indeterminación" del arte constituye resistencia, el aceleracionismo contrapone un proyecto emancipatorio orientado a reconquistar el dominio sobre nuestro destino como especie.